Ruta0.com es una comunidad de viajeros de Argentina y Sudamerica, apasionados de las rutas y de conocer nuestra tierra, donde nos reunimos para contar experiencias y aprender de las de los demás.

Cielos diáfanos en el Parque Nacional El Leoncito

La constante presencia de vientos hacen a sus cielos transparentes y crea el mejor lugar en la Argentina para la práctica del carrovelismo

Barreal Lunes 25/9/2017
Barreal es un pueblito al sur de la Provincia de San Juan. Ubicado sobre la orilla derecha del Río de los Patos, su ambiente es tranquilo y bucólico.

Rodeado de los relieves de la precordillera, toma el nombre del Barreal Blanco o Pampa del Leoncito, la gran superficie plana de arcilla que se divisa ya desde varios kilómetros antes en la ruta, cuando se va rumbo al Parque Nacional El Leoncito. Esta llanura seca y cuarteada, que fuera el lecho de un lago, es famosa por sus vientos: es muy raro –aunque no imposible– llegar hasta aquí y que no se hagan presentes las corrientes de aire habituales a velocidades suficientes como para practicar carrovelismo. Los prestadores están generalmente por la tarde, con sus carros y las velas desplegadas listos para salir: la actividad, que lleva a los corredores de una punta a la otra del gran barreal de 12 x 6 kilómetros, es tan emocionante como atractiva y uno de los principales motivos que trae a la gente hasta aquí.

El otro es el Parque Nacional El Leoncito, famoso por la diafanidad de los cielos y elegido por lo tanto para la instalación de observatorios. El más grande (de toda la Argentina y no solo de San Juan o El Leoncito) es el Casleo, a más de 2500 metros de altura, que se recorre para conocer su gran telescopio y la sala de equipos. Allí hay guías especializados que llevan a los visitantes, pero no se organizan observaciones nocturnas salvo algunos días al mes, en horarios previamente acordados. El otro observatorio es la Estación Astronómica Carlos Cesco, donde hay visitas diurnas y nocturnas, en las que se puede aprender a simple vista sobre la observación de las estrellas y la disposición de las constelaciones, bajo la sombra vigilante del cerro Mercedario. Para los auténticos fanáticos de la astronomía, es una buena opción alojarse en el observatorio mismo para pasar la noche, una opción posible pero que desde luego hay que coordinar previamente.

Te puede interesar ver


Watch more!