Ruta0.com es una comunidad de viajeros de Argentina y Sudamerica, apasionados de las rutas y de conocer nuestra tierra, donde nos reunimos para contar experiencias y aprender de las de los demás.

Descubrir una de las más antiguas formas de volar

En gigantes de 23 metros, una altura equivalente a un edificio de siete pisos; con aire caliente adentro y frío afuera: es el secreto que hace elevarse a los gigantescos globos .

Campana Martes 14/11/2017
Volar en globo aerostático tiene una única certeza: el lugar de despegue. En este caso, es un predio de 30 hectáreas llamado Balloon Park, kilómetro 187 de la ruta 6, en el partido de Campana. Pero todo lo demás –todo– es pura incertidumbre: velocidad del vuelo, altura que alcanza y hasta lugar donde aterriza. Todo, depende. Porque se trata de un viaje que va a la velocidad del viento.

En octubre se realizó el Balloon Fiesta Argentina, único festival de globos aerostáticos que se hace en el país y segundo más importante en América Latina. Esta es su décima edición y junta en un mismo lugar arte, deportes y ecología además de, claro, todo lo que pueda interesarle a los fanáticos del aire. “El objetivo es mostrarles a los padres y chicos que algo que creen que no es tan común es, en realidad, algo común. El que vuela en globo no es un loco, es alguien formado, que estudió. Y cualquiera puede hacerlo, es una forma de vida como cualquier otra”, dice Roberto Stocker, quien junto a Germán Lestani y Eduardo Del Torto se encarga de organizar el evento. Juegos inflables, talleres para chicos, los espectáculos de magia y circo, y los food trucks, son algunas de las propuestas extra que presentó el evento.

Alrededor de 8000 personas asistieron esperando una sola cosa: ver el cielo salpicado con los once globos aerostáticos.

Los mejores momentos para los globos son las dos horas posteriores al amanecer y las dos horas previas al atardecer. En el resto del día, el viento molesta y hasta complica el vuelo. Si bien sobre tierra firme se percibe una brisa breve, que apenas zarandea algunas de las hojas de los árboles, en el cielo es otra cosa. Y cuando se trata de globos parece que en el cielo todo es otra cosa..

La vida útil de los globos es de unos cinco años, y en ese tiempo hacen ese trayecto –de la Tierra, al cielo; del cielo a la Tierra– unas 400 veces. Es decir, 400 viajes de una duración promedio de una hora. Es decir, dos tanques completos de gas, ese mismo que se usa para cocinar, pero en lugar de ser gaseoso está en estado líquido.

Al calentarse el aire dentro del velamen, baja su densidad y peso respecto del aire que lo rodea: así sube el globo. Cristian Herfert es piloto desde hace 16 años y explica todo el funcionamiento: “Cuando aplicás quemadores, calentás el aire que hay dentro del velamen –la parte circular– y eso hace que tenga menor densidad, por lo tanto menor peso respecto del aire que lo circunda. Esto permite que ascienda. Cuando querés bajar, si no tenés mucho apuro esperás que solo se vaya enfriando el aire y va bajando el globo. Si querés acelerar el proceso tenés una soga que se tira y abre como una tapa arriba del globo, que permite salir el aire caliente. Eso hace que se enfríe antes y puedas bajar más rápido”.

El armado e inflado, que dura unos 15 o 20 minutos. Se necesitan varios hombres para que estiren con esfuerzo la tafeta resinada que forma la envoltura del globo. La tela unos 100 kilos aproximadamente. El aire empieza a moldear de a poco la tela, la amasa, hasta darle finalmente la forma circular. Entonces el globo se levanta, se despierta de golpe, mientras dos, tres y hasta seis hombres lo atajan y luchan desde adentro de la barquilla para darle estabilidad. Y de repente, como si alguien cortara un hilo que los sostiene anclados al suelo, uno a uno los globos se empiezan a soltar. Los pilotos saludan una vez en el aire, y se ve una lengua de fuego que se prende desde la barquilla. Sentirse estar flotando ahí arriba, es como estar en un balcón a 500 metros. Es un poco terapéutico. “Entre el silencio que hay, la posibilidad de ver a 360 grados y lo chiquitas que parecen las cosas, tomás conciencia de quién sos en la Tierra. Cuando estás ahí, sos una partícula más en el viento” dicen quienes han experimentado el viaje.

Te puede interesar ver


Watch more!